¿Quién fue la Venerable Maestra Litelantes?

Era muy difícil penetrar en la enigmática personalidad de nuestra Venerable Maestra Litelantes. El único que en verdad la conoció fue su esposo-sacerdote, y ciertamente, nos habló sólo un poco sobre su misteriosa esposa-sacerdotisa.

Así que no seremos nosotros los que digamos quién fue, realmente, internamente, nuestra bienamada Maestra, sino nuestro Señor Samael Aun Weor, y serán sus propias palabras las que describan a nuestra Gran Señora:

Códice Sigüenza Chapultepec

Donde primero habla abiertamente de la Venerable Maestra Litelantes, es en su “Tratado de Medicina Oculta y Magia Práctica”, que se editó por primera vez en 1952. En tal obra dice textualmente:

“La Gurú LITELANTES, conocida en la tierra con el nombre profano de Arnolda de Gómez, me enseñó los estados de jinas.

Esta Dama-Adepto es mi esposa-sacerdotisa, y mi colaboradora esotérica. Yo había leído mucha literatura ocultista, pero jamás había encontrado datos concretos sobre el «modus operandi» de los estados de jinas.

El Venerable Maestro Huiracocha en su novela iniciática, nos cuenta el interesante caso del comandante Montenero que con su cuerpo físico en estado de jinas entró al templo de Chapultepec, en México, para recibir Iniciación Cósmica.

Don Mario Roso de Luna nos habla también maravillosamente sobre los estados de jinas.

Empero, ningún escritor espiritualista jamás nos había enseñado la fórmula concreta para poner el cuerpo físico en estado de jinas.

Aprendí esta fórmula de mi propia esposa-sacerdotisa. Ella me la enseñó prácticamente. Vienen a mi memoria muchas cosas interesantes de aquella época.

Allá por el año de 1946, mi esposa y yo vivíamos en el pueblo tropical de Girardot (Cundinamarca). Cierto día la Dama-Adepto me dijo: «esta noche me transportaré con mi cuerpo físico en estado de jinas a casa de la señora E... Me haré sentir en ella, y allí le dejaré un objeto material».

Algo intrigado le pregunté: ¿Es posible transportarse uno con cuerpo físico a través de los aires, y sin necesidad de avión? La Gurú LITELANTES sonriendo me dijo: «Ya verás»...

Muy temprano fui a visitar a la señora... y entonces esa señora algo impresionada, me dijo que durante toda la noche había sentido ruidos en su casa, y pasos de una persona extraña.

Luego me contó que dentro de su aposento debidamente cerrado con candado, había encontrado ciertos objetos materiales pertenecientes a la señora Arnolda.

Asombrado yo de la cuestión, fui a contarle el caso a la Dama-Adepto, y entonces ésta sonriendo me dijo: «ya ves que sí se puede viajar con cuerpo físico en estado de jinas».

Mario Roso de Luna

Más tarde me invitó a hacer una excursión con el cuerpo físico por los dominios de esas maravillosas tierras de jinas, de las cuales habla don Mario Roso de Luna.

Una noche, la más quieta, la más callada... estaba acostado en mi lecho, en perfecto estado de vigilia; de pronto la Dama-Adepto me dijo: «levántate del lecho, y vamos»...

La Dama-Adepto había puesto su cuerpo físico en estado de jinas, y estaba rodeada de las terribles fuerzas cósmicas del dios Harpócrates.

Me levanté de mi lecho, y lleno de fe la seguí, caminando con paso firme y decidido. Una voluptuosidad espiritual me embriagaba, y entonces resolví flotar en los aires. Comprendí que me había sumergido dentro del plano astral, pero con el cuerpo físico. Entendí, que cuando el cuerpo físico se sumerge dentro del plano astral, puede levitar y queda sujeto a las leyes del plano astral, pero sin perder sus características fisiológicas.

La Dama-Adepto

Me hizo volar por encima de grandes precipicios y montañas, para probar mi valor.

Después de una excursión muy interesante realizada por remotas tierras de jinas, la Dama-Adepto y yo regresamos a nuestra casa de habitación.

Seguí experimentando por mi cuenta, y descubrí que para transportarse uno con cuerpo físico en estado de jinas, sólo se necesita una mínima cantidad de sueño y mucha fe.

Más tarde la Dama-Adepto me explicó algo sobre el Huevo Órfico y los estados de jinas.

Me viene a la memoria el Huevo de Oro de Brahma, que simboliza el universo.

Nuestra tierra tiene forma oviforme. «La primera manifestación del cosmos en forma de huevo, era la creencia más difundida en la antigüedad.

«En el ritual egipcio, Seb, el dios del tiempo y de la tierra, se dice que puso un huevo, o el universo; un huevo concebido a la hora del gran Uno de la fuerza doble.»

El dios Ra es representado por los egipcios en proceso de gestación dentro de un huevo.

El Huevo Órfico figuraba en los misterios Dionisíacos. En Grecia y en la India, el primer ser masculino visible, que reunía en sí mismo los dos sexos, era representado saliendo de un huevo.

El huevo simboliza al mundo. Así pues, la lógica nos invita a pensar que en el huevo existen grandes poderes ocultos.

La Gurú LITELANTES me explicó la fórmula mágica del huevo.

Me dijo la Gurú LITELANTES, que con el huevo podía uno poner el cuerpo físico en estado de jinas.

Hay que hacer un pequeño agujero al huevo en el extremo puntiagudo, y por entre ese agujero sacar su yema y su clara. El huevo hay que tibiarlo en agua ligeramente, antes de hacerle el agujero. El discípulo deberá pintar ese huevo de color azul.

Se coloca esa corteza cerca a nuestro lecho, y el discípulo se adormecerá imaginándose metido entre el huevo.

El Maestro Huiracocha dice que en estos instantes debe uno invocar al dios Harpócrates, pronunciando el siguiente mantram: HAR-PO-CRAT-IST.

Entonces el dios Harpócrates llevará al discípulo entre el huevo. El discípulo sentirá una gran rasquiña o picazón en su cuerpo.

El discípulo se sentirá incómodo, porque tendrá la posición incómoda con que se representa a un pichón entre el huevo. El discípulo no debe protestar, el dios Harpócrates lo transportará a cualquier sitio lejano, y luego abrirá el huevo y lo dejará allá.

Al principio el estudiante sólo conseguirá transportarse en cuerpo astral. Más tarde el estudiante ya podrá transportarse con su cuerpo físico en estado de jinas. Esto es cuestión de mucha práctica y tenacidad.

Los estados de jinas nos permiten realizar todas estas maravillas. La Gurú LITELANTES me demostró prácticamente cómo un cuerpo físico en estado de jinas puede asumir distintas formas, y agrandarse y empequeñecerse a voluntad.

Venerable Maestra Litelantes

Las fuerzas que la Gurú LITELANTES me enseñó a manejar, son las fuerzas harpocratianas, que bullen y palpitan en todo el universo.

Las fuerzas de HAR-PO-CRAT-IST, son una variante de las fuerzas crísticas.

Dondequiera que haya un estado de jinas, un desdoblamiento astral, un templo de jinas o un lago encantado, allí están las fuerzas de HAR-PO-CRAT-IST, en función activa.

Con estas prácticas de HAR-PO-CRAT-IST, el discípulo va acumulando esas energías de HAR-PO-CRAT-IST, que más tarde le permitirán realizar verdaderas maravillas y prodigios.

“Esta ciencia maravillosa la aprendí de la Gurú LITELANTES, mi esposa-sacerdotisa, que trabaja en los mundos superiores como uno de los cuarenta y dos Jueces del Karma”.

Tres cosas sustanciales confiesa el Maestro Samael
a propósito de su esposa-sacerdotisa:

1ª Que es una Gurú (o bien, poderosa Gurú, como precisa en su diversa obra “Misterios Mayores”).

2ª Que es uno de los cuarenta y dos Jueces del Karma.

3ª Que aprendió de ella la fórmula concreta para poner el cuerpo físico en estado de jinas.

Intrigante resulta la segunda confesión, pues nos da una idea de la exaltación, del grado de Maestría que nuestra Maestra tiene, ya que los Señores del Karma son exaltados de toda exaltación, desde el momento que son el instrumento primordial del Padre, Brahma, para mantener el orden del cosmos.

Menciona el Venerable Maestro Samael que en la Aurora del Mahamanvantara los dioses lloran al saber el karma que les corresponde pagar durante el día cósmico. De esta suerte, podemos inferir que todos los dioses están sujetos a la autoridad y potestad de los Señores de la Justicia Cósmica.

Por tanto, la exaltación de los Jueces del Karma es tan grande que son los inmediatos ejecutores de la voluntad del Padre —Osiris, el Pro Pator— sus subordinados más cercanos, y ante los cuales se inclinan todos los dioses. ¡He ahí la jerarquía de Nuestra Señora Litelantes! ¡Salve Padre Nuestro Anubis, Osiris Un-Nefer Glorioso!

Sala de Maat

Con este antecedente no nos extraña que la Maestra le enseñara al Maestro Samael la fórmula concreta para poner el cuerpo físico en estado de jinas.

Aclara el Maestro Samael que tanto el Dr. Arnoldo Krumm Heller (V. M. Huirakocha) como Don Mario Roso de Luna, nos hablan sobre los estados de jinas, “empero, ningún escritor espiritualista jamás nos había enseñado la fórmula concreta para poner el cuerpo físico en estado de jinas”.

Esta afirmación evidencia que el conocimiento de nuestra bienamada Maestra es superior al de dichos escritores esoteristas, y aún al del propio Maestro Samael, quien recibió de ella la preciada fórmula.

Sin embargo, conviene señalar que en cierta ocasión la Maestra nos expresó que el “Abuelo” —como solía decir cariñosamente al referirse a su esposo—, ya sabía convertirse en felino, desde antes de casarse con ella; es decir, ya había aprendido con los arahuacos de la Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia —el Tíbet de América—, la técnica que conocemos como nagualismo, pero solamente por lo que toca a algunas varie­dades de felinos.

Poseía, pues, la técnica específica de la ciencia jinas que lo convertía en felino, mas no la técnica genérica para tomar cualquier otra forma, la cual aprendió exclusivamente de la propia Maestra Litelantes.